hacer paginas web crear una pagina internet Blog MN News
Síguenos en Twitter
Suscríbete al Canal de YouTube
Síguenos en Facebook
Hemeroteca MN
Suscríbete a nuestra lista de correo
:: Mónica-Naranjo.info | Tu nuevo punto de información sobre Mónica Naranjo
:: Mónica-Naranjo.info | Tu nuevo punto de información sobre Mónica Naranjo
:: Mónica-Naranjo.info | Tu nuevo punto de información sobre Mónica Naranjo
:: Mónica-Naranjo.info | Tu nuevo punto de información sobre Mónica Naranjo
:: Mónica-Naranjo.info | Tu nuevo punto de información sobre Mónica Naranjo
:: Mónica-Naranjo.info | Tu nuevo punto de información sobre Mónica Naranjo
:: Mónica-Naranjo.info | Tu nuevo punto de información sobre Mónica Naranjo
:: Mónica-Naranjo.info | Tu nuevo punto de información sobre Mónica Naranjo
:: Mónica-Naranjo.info | Tu nuevo punto de información sobre Mónica Naranjo
:: Mónica-Naranjo.info | Tu nuevo punto de información sobre Mónica Naranjo
:: Mónica-Naranjo.info | Tu nuevo punto de información sobre Mónica Naranjo
:: Mónica-Naranjo.info | Tu nuevo punto de información sobre Mónica Naranjo

:: Mónica-Naranjo.info | Tu nuevo punto de información sobre Mónica Naranjo
:: Mónica-Naranjo.info | Tu nuevo punto de información sobre Mónica Naranjo
:: Mónica-Naranjo.info | Tu nuevo punto de información sobre Mónica Naranjo
:: Mónica-Naranjo.info | Tu nuevo punto de información sobre Mónica Naranjo
:: Mónica-Naranjo.info | Tu nuevo punto de información sobre Mónica Naranjo
:: Mónica-Naranjo.info | Tu nuevo punto de información sobre Mónica Naranjo
:: Mónica-Naranjo.info | Tu nuevo punto de información sobre Mónica Naranjo
:: Mónica-Naranjo.info | Tu nuevo punto de información sobre Mónica Naranjo
:: Mónica-Naranjo.info | Tu nuevo punto de información sobre Mónica Naranjo
:: Mónica-Naranjo.info | Tu nuevo punto de información sobre Mónica Naranjo
:: Mónica-Naranjo.info | Tu nuevo punto de información sobre Mónica Naranjo
:: Mónica-Naranjo.info | Tu nuevo punto de información sobre Mónica Naranjo

:: Mónica-Naranjo.info | Tu nuevo punto de información sobre Mónica Naranjo
:: Mónica-Naranjo.info | Tu nuevo punto de información sobre Mónica Naranjo
Contacto

1994

1997

2000

2001

2002

2005

2008

2012

Biografía Etapa Minage

  

2000

Conoce su colaboración en cine y TV

Conoce el palmarés de Premios

© www.monica-naranjo.info | Web no oficial dedicada a Mónica Naranjo | Contacto

A estas alturas no hace falta recordar que Mónica Naranjo es catalana pero que, por aquello de que nadie es profeta en su tierra, tuvo que pegar el bombazo en América antes de que la reconociéramos aquí. Tampoco hay que  insistir en que Mónica trabaja en colaboración estrecha con su productor, compositor y marido Cristóbal Sansano. Pero sí habrá que aclarar, para evitar tópicos, el hecho de que no se trata de la manida historia de Pigmalión que encuentra a jovencita y la moldea como arcilla para hacer de ella una estrella, porque estamos hablando de una artista y no de un producto. El tándem Naranjo/Sansano viene a demostrar, por el contrario, una ley física conocida: la de la sinergia. Esto es que, en circunstancias excepcionales, la fusión de dos fuerzas funciona mejor que la suma de sus partes. Y de la misma manera dos talentos actúan como un orgulloso animal bicéfalo, una máquina perfectamente sincronizada engrasada a base de lucidez y compenetración.


El concepto Mónica Naranjo remite a una característica confesional típica del
arte femenino y fácil de rastrear tanto en pintura (Frida Kahlo, Tamara de Lempicka...) , en  poesía (Anne Sexton, Sylvia Plath..), en  literatura ( Jean Rhys, Djuna Barnes, Dorothy Parker, Anais Nin, Colette...) y por supuesto en  música :  Barbara  Streisand, Cher,   Madonna,   Dianna Ross, Judy Garland, Liza Minelli, Betty Carter, Sarah Vaughan, Aretha, Ella, Shirley Bassey, Bette Midler, Rocío Jurado, Paquita la del Barrio, Donna Summer, Dalida, la propia Mina. Me estoy refiriendo a la ambigüa confusión asumida entre artista y personaje que hace que  una obra llame la atención sobre la diferencia entre dolor y representación del dolor; o, en el caso concreto de Mónica Naranjo, entre la artista que seduce desde el escenario, petulante, seductora, bruja, agresiva, y la mujer cuyas angustias Mónica conoce de primera mano.

La subjetividad de la de la representación insiste en una separación entre la locura y la impostura, una duplicidad que expresa en sí misma la paradoja de la creatividad.  De esta forma el arte actúa como vehículo catársico que no sólo exorciza los dolores de la artista/intérprete, sino sobre todo los de su público, por identificación. Es una especie de celebración lúdica y casi masoquista del sufrimiento: un éxtasis del dolor, una insensata fiesta de la desdicha. Este  tipo de actitud paroxística y exagerada que tan bien supieron entender los mexicanos, puesto que la han mamado desde siempre en sus rancheras (no por
casualidad dijo André Breton que México era el país surrealista por excelencia), despierta pasiones contrapuestas: normalmente a estas artistas que se sitúan en el poco definido límite entre el buen gusto y el kitsch se las ama o se las odia,  sin término medio, porque funcionan como  un espejo colocado delante de su público, para que quien las contemple se defina, se posicione a favor o en contra. En este sentido Mónica desciende de un estirpe de divas , con  muchos dobles sentidos, teatrales e  irónicas, cabareteras y autoparódicas, cómplices del subsuelo, orgullosamente excesivas, feroces, displicentes, reinonas y soberbias, convulsas y perversas como serpientes, que han hecho del  histrionismo una tradición y un arte.
La suya es una voz personal y disidente. Si hay en el panorama musical español una cantante pasional, ésa es Mónica Naranjo.


Mónica Naranjo supo hacer en el momento más álgido de su fama un oportuno y rotundo mutis por el foro, una retirada estratégica a los cuarteles de invierno de las que sólo pueden y saben hacer las que se han curtido en muchas batallas. Pasajera en permanente tránsito de sí misma, caleidoscópica, cambiante, sorprendente y, pese a todo, siempre ella misma. Mónica, empeñada en una cacería de su esencia, ha indagado en sus raíces y a la hora de volver por sus fueros escarbó por el fondo del armario de la memoria y desempolvó un viejo sueño conservado en alcanfor durante una década: trabajar con Mina, su ídolo de adolescencia. Ahora que puede permitirse lo que quiera, los caprichos más extravagantes y aparentemente anticomerciales, la Naranjo ha decidido desenterrar a Mina de la injusta tumba de olvido a la que en muchos países se la había relegado para atreverse  con un álbum en el que Mónica incluso interpreta una canción a dúo con la incomparable tigresa de Cremona.
Mónica se fue hasta Suiza para encontrarse con Mina y, como no podía ser menos, el resultado de la fusión de ambas supernovas fue un cataclismo cósmico de dimensiones supraestelares:  Minage.


Más allá de un mero disco de homenaje, Minage es un trabajo inclasificable: las canciones de Mina reelaboradas por Mónica Naranjo y acompañadas de la creación de su gran amigo y brillante autor José  Manuel Navarro, destilan tanta amargura como si el corazón fabricase vinagre y no sangre. Una queja oxidada que crepita en cada nota, indaga en las debacles de la pasión a la deriva por los laberintos del sentimiento amoroso y se le abre como la piel de un fruto maduro que ya no pudiera contener su pulpa para narrar una lucha agónica por la supervivencia sentimental. Un grito rabioso, candente, que va desgranando notas que se pelean entre sí, que se precipitan en avalancha hasta romperse en alaridos. Mónica es como una belicosa ave de rapiña a la caza de los despojos de la batalla amorosa, que se aferra a la vida con las garras, dejando jirones de vida oscura enganchados en las espinas de las zarzas del camino. El deseo le sube a Mónica en borbotón sangriento a la garganta y se le desborda en un chorro de gritos que canta a noches de ausencia inagotable: en sus canciones partidas el deseo de entregarse da sentido al amor, pero no respuesta.


Ascendiendo sobre la vertical feroz del abandono, del vacío, de la soledad, Mónica, incombustible, sobrevive y sobremuere. Minage.


Lucía Etxebarría. Escritora. Premio Nadal